Bogotá: PBX: (+571) 794 2330 · Cali: PBX: (+572) 891 2694 · Medellín: (+574) 590 4584 · WhatsApp: 301 283 7379 info@datalaft.com

Conocimiento del beneficiario final

Delito / Delitos / Delitos fuente / Ley 599 de 2000 / Ley 906 de 2004 / Proceso penal / Proceso disciplinario / Lista OFAC / Lista Clinton / LAFT / ENR / Antecedentes penales / Extinción de Dominio / Lavado de activos en Colombia / Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo / Oficiales de cumplimiento / Reforma / Reforma Tributaria / la Corrupción en Colombia / Beneficiario final / ROS / Reporte de operaciones sospechosas / Superintendecia de sociedades / Gestión de riesgos / Gestión del riesgo / Acuerdos de confidencialidad / Gestión del riesgo / Corrupción en Colombia / Políticas de transparencia / Sistemas de gestión
JUANITA OSPINA​
Gerente de división Compliance y Anticorrupción

Según GAFI, el Beneficiario Final representa a personas naturales que poseen o controlan a un cliente. También es la persona natural en cuyo nombre se realiza una transacción. Además, incluyen a personas que ejercen control efectivo final sobre una persona jurídica u otra estructura jurídica. Las disposiciones normativas Gestión de riesgos LAFT, exigen a las empresas conocer al beneficiario final y a las contrapartes. Además, las medidas se implementan bajo parámetros de autoregulación propias de la entidad, dentro de políticas de gestión de riesgos.

Con ello, no se pretende vulnerar otras disposiciones legales del ordenamiento jurídico. Por el contrario, el desarrollo de los sistemas de gestión de riesgos deben adecuarse al marco jurídico aplicable. Y además, no puede exigírsele aspectos que desconozcan limitantes propias de acceso a información que derivan de la propia Ley. Particularmente en cumplimiento del conocimiento del beneficiario final y debida diligencia, en el marco de supervisión con enfoque de riesgo.

El conocimiento del Beneficiario final

Hace referencia al conocimiento de composición accionaria en sociedades de capital (clasificación reconocida en contraposición con denominadas sociedades de personas). Además, Superintendencia de Sociedades en Oficio 220-058410 (26/07/2012), reconoció que el registro de accionistas está sujeto a reserva comercial:

“Los libros de registro de accionistas gozan de la reserva que la ley confiere a libros de comercio. Es así como, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 61 y s. s. del Código de Comercio, que regulan de manera especial lo relativo a la reserva y exhibición de libros de comercio. Así mismo, la información contenida no podrá examinarse por personas distintas de sus propietarios o quienes estén autorizadas para ello. Sobre todo para fines indicados en la Constitución, o mediante orden de autoridad competente”.

Tratándose de una sociedad anónima, por ejemplo, es parte de su esencia el que accionistas permanezcan en el anonimato:

“Su información se mantiene reservada ante terceros, hasta el punto que en el registro mercantil de la Cámara de Comercio la información es pública. Del mismo modo, según Superintendencia de Sociedades, puede ser exhibida por voluntariedad de las partes o por orden judicial”.

El Habeas Data Empresarial

El artículo 1. 2. 5. 25 de la Resolución No. 400 de 1995 expresa que la composición accionaria es información que se entrega mínimo por parte de la sociedad emisora. Además, en las sociedades de personas se consulta información en Certificados de Existencia y Representación Legal de empresas.

Pueden los accionistas acceder a la información en términos y condiciones que se estipulan en la Circular Básica Jurídica No. 100–000005 del 22/11/2017 o bajo el amparo del Concepto No. 220-031923 del 28/02/2014 de Superintendencia de Sociedades, entendiendo que esta información no puede restringirse a accionistas que lo requieran.

Del mismo modo, es viable que un tercero se oponga a entregar la información de composición accionaria. Además, entregarlo sin que exista aceptación o autorización de los accionistas puede acarrear responsabilidad penal. Ciertamente no existe norma que, salvo en sociedades de personas, faculte exigir el acceso a esta información. Igualmente, no podrán cuestionarse la ausencia de información en políticas empresariales, cuando el tercero opone reserva legal protegida por Ley.

Idioma