Apoyar financieramente o de cualquier forma al terrorismo. Ocultar la procedencia de los fondos para llevar a cabo engaños y actos terroristas, comprar armas y equipos, invertir en adiestramiento y en tecnología, pagar sobornos. Muchas organizaciones de caridad y patrocinadores desconocen el destino de su dinero.